Últimas Noticias

Consulta nuestra visión de las últimas noticias jurídicas, económicas y de actualidad 

 

La doctrina del cuasi-vencimiento del Tribunal Supremo

por | Abr 25, 2022 | Blog

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Terrassa, en su Sentencia de 8 de abril de 2022, ha decidido no imponer la totalidad de las costas a la entidad demandada, WIZINK, por entender que al tratarse de una estimación parcial de la demanda, las costas individuales deben ser abonadas por cada parte y las comunes deben repartirse por mitad.

El Juzgador fallaba un caso de este despacho, estimando parcialmente la demanda y, por ende, declaraba nulo el contrato de tarjeta de crédito tipo revolving por considerarlo abusivo y usurario.

En su escrito de contestación la entidad demandada, negaba la existencia de dicho carácter abusivo y usurero del contrato, y pretendía una prescripción de 5 años de la acción de restitución de las cantidades indebidamente abonadas.

Ello, no obstante, el fallo de la Sentencia apreciaba una prescripción de 10 años, en virtud del artículo 121-20 del Código Civil de Cataluña y condenaba a la entidad demandada a restituir únicamente los intereses indebidamente cobrados posteriores a 2009.

Si bien es cierto, que en virtud del artículo 394 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en caso de estimación parcial de la demanda, no se impondrán las costas a las partes; en el presente caso debe apreciarse una estimación sustantiva y no parcial, en virtud de la doctrina del cuasi-vencimiento del Tribunal Supremo.
Dice la Sentencia del Tribunal Supremo 739/2007, de 15 de junio del 2007, que, concurre estimación sustancial de la demanda cuando existe una diferencia no importante o leve entre lo pedido y lo obtenido para el éxito de la pretensión.

Y en su Sentencia 626/1999 de 12 de julio de 1999, que, en el espacio de la imposición de costas, ha de considerarse que la adecuación o ajuste al fallo ha de ser sustancial y no literal, pues si se entendiera que la desviación de aspectos accesorios podría excluir la condena, esto quebrantaría la equidad, al establecer el abono de una parte de las costas al demandante que fue obligado a seguir un proceso para defender su propio derecho y en definitiva, satisfacer el principio de tutela judicial efectiva.

Así las cosas, y siguiendo la doctrina desarrollada por el Alto Tribunal, pese a que se estime parcialmente una demanda, se seguirá entendiendo como sustancial cuando la diferencia entre lo pretendido y lo reconocido afecte a un elemento accesorio, como es el presente caso, respecto de los intereses.

Queda claro, que, en el presente caso, la diferencia entre lo pedido y lo obtenido es leve, puesto que la pretensión o acción principal, a saber, la nulidad del contrato, se estima, apreciando por tanto el carácter abusivo del mismo.

Y en segundo plano, pese a apreciar prescripción de la acción de restitución, hace caso omiso a al plazo de prescripción planteado por la adversa de 5 años, y aprecia una prescripción más favorable para el cliente, 10 años.

Por lo tanto, no cabe duda de que, se trata de un caso de estimación sustancial dado el reducido porcentaje que supone lo rechazado en relación con todo lo peticionado conforme a la propia cuantificación de los intereses sostenida por la parte demandada, y por tanto será ésta quien asumirá las costas del procedimiento.