Últimas Noticias

Consulta nuestra visión de las últimas noticias jurídicas, económicas y de actualidad 

 

NUEVA REGULACIÓN DE PARTES VINCULADAS EN SOCIEDADES DE CAPITAL

por | May 3, 2021 | Blog

Hoy entra en vigor la Ley 5/2021, de 12 de abril, por la que se modifica el Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital (“LSC”), y otras normas financieras.

Esta ley, introduce algunas cuestiones relevantes, principalmente en el ámbito de las sociedades cotizadas, a modo de transposición a nuestro ordenamiento de la Directiva (UE) 2017/828 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2017.

En lo que respecta a las novedades aplicables a todas las sociedades de capital, limitadas, anónimas (e incluso cotizadas), podemos destacar: a) la nueva regulación de la celebración de juntas de socios por medios telemáticos y su inclusión estatutaria, b) la incorporación de nuevas partes vinculadas al órgano de administración, y c) la nueva regulación de las operaciones intragrupo, que precisan qué órganos sociales son los competentes para la aprobación de las mismas, así como un régimen nuevo sobre la posibilidad de participación en la votación de operaciones intragrupo por parte de los administradores vinculados a la matriz.

Centrándonos en las novedades en materia de partes vinculadas al órgano de administración previstas en el nuevo artículo 231 LSC, adquiere especial relevancia la condición de sociedades en las que el administrador posee directa o indirectamente una participación que le otorgue una influencia significativa, presumiéndose que influencia significativa “cualquier participación igual o superior al 10 % del capital social o de los derechos de voto o en atención a la cual se ha podido obtener, de hecho o de derecho, una representación en el órgano de administración de la sociedad”.

La nueva normativa modifica la regulación actual en la que se requería, para ser parte vinculada, reunir alguna de las condiciones de grupo societario previstas en el artículo 42 del código de comercio.

Por lo tanto, la reforma reduce significativamente la participación o influencia del administrador en la parte o entidad vinculada, pues pasa de requerirse una decisión mayoritaria (mayoría de derechos de voto o nombramiento de la mayoría de los miembros del órgano de administración) a bastar una influencia del 10%. Esta modificación tiene especial importancia en el desarrollo de la actividad de las sociedades, pues sus administradores tendrán que ser especialmente cautelosos cuando operen con partes vinculadas, afectando a su deber de discrecional empresarial (art. 226 LSC), absteniéndose de votar en la toma de decisiones en las que se encuentre en conflicto de interés (art. 228 c) LSC) y, en general, abstenerse de realizar toda actuación que pueda suponer un conflicto de interés con la parte vinculada derivado del deber de lealtad (art. 229 LSC) o, en su caso, obtener la preceptiva dispensa de la Junta de socios (art. 230 LSC); debiendo hacer constar en la memoria del ejercicio las operaciones practicadas con partes vinculadas (260 LSC).