Últimas Noticias

Consulta nuestra visión de las últimas noticias jurídicas, económicas y de actualidad 

 

SUCESIÓN TESTAMENTARIA EN DERECHO COMÚN: ¿CÓMO SE DIVIDE CUANDO HAY DESCENDIENTES?

por | Ene 14, 2021 | Blog

Cuando nos encontramos con una herencia en el que el causante tiene vecindad civil de Derecho Común y había otorgado testamento, éste debe respetar a favor de sus descendientes siempre, al menos, los tercios de legítima escrita y de mejora (sucesión forzosa o legitimaria), quedando únicamente el tercio de libre disposición para ser distribuido a su entera libertad.

Así, tal y como establece el Código Civil en su artículo 806 “La Legítima es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos”. Es decir, que sobre esta parte de la herencia no existirá libre disposición, ya que deberá ser repartido en partes iguales entre los herederos forzosos.

Los herederos forzosos, según el artículo, 807 del Código civil son, en primer lugar, los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes. Sin entrar a detallar la legítima de los padres y ascendientes (que opera en defecto de descendientes), debe mencionarse que también tiene condición de legitimario el cónyuge viudo en la forma y medida que establece el Código (y que es compatible con la legítima de descendientes).

Por lo tanto, cuando nos encontramos con una herencia con descendientes, podemos dividirla en tres partes teóricas iguales, de modo que las dos primeras (legítima) funcionan como un límite a la voluntad del testador para repartir su patrimonio a sus herederos.

  • El tercio de legitima estricta
  • El tercio mejora.
  • El tercio de libre disposición.

LA LEGITIMA ESTRICTA

Se trata de una parte de la herencia que el testador siempre tiene que respetar, debiendo ser distribuida a partes iguales entre los hijos (o en caso de premoriencia de un/a hijo/a, a su estirpe). Por lo tanto, la voluntad del causante reflejada en el testamento es contraria a esta atribución mínima legal, los legitimarios pueden pedir la reducción de liberalidades hasta que los legitimarios reciban el mínimo que por ley les corresponde.

LA MEJORA

La mejora concede más libertad aunque no es completamente libre. En este tercio de la herencia se tiene que distribuir necesariamente entre los hijos u otros descendientes, pero no es necesario que se distribuya a partes iguales o por estirpes, pudiendo el testador atribuir todo el tercio de legítima a uno solo de ellos, si es su voluntad.

Si no existe voluntad expresa de beneficiar a alguno de los hijos o descendientes, se entenderá que no se deseaba beneficiar a ningún descendiente en particular, en cuyo caso el tercio de la mejora será repartido a partes iguales entre los hijos o estirpes, como si de legítima estricta se tratara.

Destacar que, en caso de que exista cónyuge viudo, este tendrá, cuanto menos (salvo que el testador le quiera realizar más atribuciones), derecho al usufructo vitalicio del tercio de mejora, de modo que los descendientes mejorados únicamente ostentarán la nuda propiedad sobre el mismo mientras viva el cónyuge viudo.

LIBRE DISPOSICIÓN

En tercio de libre disposición, como su propio nombre indica, el testador podrá repartirlo como considere pertinente, con total libertad y sin necesidad de que exista ningún tipo de parentesco o vínculo familiar.